1.11.09

Alabanzas Varias


Entonces ayer iba de camino a la Filsa porque quería ir a conocer a Jorge Baradit y comprarme su libro y porque tenía demasiadas ganas de ver la cara de Alberto Montt que también iba a estar hablando y firmando cosas.



Salgo caminando escuchando Faith No More (porque mi ánimo es siempre masoquista cuando ando en la calle, y dado que sólo había escuchado el concierto a través de la Futuro imaginando que escupía a Mike Patton, entonces era más que suficiente para caminar sola por el Santiago húmedo que nos regalaron ayer). Tomé una micro, después entré al metro. Pensé que había sido una buena idea ponerme desodorante y sonaba Epic en mis audifonos, cuando de pronto, entre acorde y acorde sentí la misericordiosa voz de la Diosa cantando no para mí.
Giré sobre mis talones sin poner STOP y la vi ¿pueden creerlo? la vi cantando en esas pantallitas del metro donde ponen videos de Shakira o de Supernova: ahí estaba ella recitando el video oficial de Welcome To England.
Se me cayó la mandíbula. Me saqué los audífonos y me dejé hipnotizar por su presencia. No digo que la canción sea la mejor que le he escuchado, de hecho no me motiva nada, pero cotizen momentáneamente lo que significó para mí ver un video de Tori Amos en la estación Escuela Militar.
Obviamente nadie la estaba escuchando. Me fijé en la gente, nadie miraba a la pantalla. Yo era la única que se había dado cuenta de la presencia extraña. Y me sentí bendecida. Como si mis intenciones masoquistas hubieran tocado alguna campana celestial en el departamento "Psicomagia for Dummies" que flota en algún lugar del Universo, y se hubieran manifestado ante mí, entre decenas de personas, para recordarme de la forma más sencilla posible que mi búsqueda está lejos de terminar, y que el cansancio que recojo a veces por las mañanas es culpa de la necesidad de vivir feliz. Me di cuenta de que seguía despierta, y fui feliz por eso.



Después seguí con Faith No More y recordé lo que había escrito Sergio Cancino:

Un día despiertas y te sientes diferente. Quieres describir, aterrizar, clasificar, catalogar esa nueva sensación. Pero fallas. A la mañana siguiente, repites la operación con el mismo resultado. El sentimiento es un loop. “Esta canción ya se escribió”, canta Cerati en “Deja Vu” y te hace gracia. Un Día de la Marmota sin Bill Murray y con tus amigos usando signos de interrogación como paraguas. Recurres a las viejas canciones con pianos generosos que antes te brindaron cobijo y suavizaban las respuestas. Pero falta algo. Entonces aparece el nuevo disco de Regina Spektor y encuentras una canción llamada “Eet”. Ella está haciendo las buenas canciones que faltan en los últimos discos de Tori Amos. Porque con los años Tori, como la mayoría, se fue enredando mientras cantaba mirándose al espejo.



Si, tiene razón. Toda la razón. Tori ha dejado atrás la pasión angustiosa de su juventud para cantar ahora desde la adultez, la maternidad. Y a veces eso se nos hace ajeno, lejano, porque para entenderla hay que compenetrarse demasiado con ella, más que con la música. Tal vez por eso a mí me sigue gustando, y tantos otros la han abandonado en el camino.
Y a veces no entiendo el nuevo disco. A veces echo de menos la resonancia de su voz cantando sola junto a las teclas. Pero después empiezo a buscar y buscar en ella, y me vuelvo a encontrar, no porque ella me quiera decir algo sobre mí cuando era ella, sino que me mira desde la lejana sabiduría para cantar cosas como esta:




By the time you're 25
they will say, "you've gona and blown it."
By the time you're 35, I must confide,
you will have blown them all


Y pasando a otro tema, para concluir el anterior. Un pequeño video que edité este viernes que me quedé de babysitter en la casa, en el notebook escuchando la Futuro.

De nuestros carretes y el desenfreno que no nos caracteriza:






1 comentarios :

  1. Segismundo dijo...

    quizás aquel suceso del metro - con el video -, era un hermoso regalo que tenía reservado el día para tí.
    me gustó tu blog, te seguiré :)

    Pablo